#Genero  #Legislatura 

Se aprobó la paridad de género en Diputados de Santa Fe

En la sesión de esta tarde de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe  se aprobó el proyecto por el cual se establece la participación igualitaria de varones y mujeres entendiendo por la misma, la integración de un 50% de cada sexo, en los órganos pluripersonales del Gobierno Provincial y las entidades públicas no estatales, logró media sanción con 35 votos positivos y 8 abstenciones.

Como no pude asistir por encontrarme de licencia por materindad, mi compañero Carlos Del Frade leyo muy gentilmente unas palabras que a la distancia queria compartir sobre la importancia de que este proyecto sea aprobado.

Es posible que alguien que desconoce la realidad de nuestra sociedad dijera: si la mitad de la población son mujeres, y éstas tienen igual idoneidad y capacidad de desarrollarse en todos los ámbitos que los varones, sería lógico, obvio, indiscutible que la representación parlamentaria tenga iguales proporciones que la sociedad.

Pero sólo hace falta ver cuántas mujeres hay sentadas en una banca de diputados o senadores,  y cuántas hubo en gestiones anteriores para notar que lo obvio, no lo es. Que en la realidad algo de esto no está siguiendo su curso lógico.

Es cierto que somos la mitad de la población y también que tenemos idoneidad para desarrollar cualquier tarea. Lo que no es cierto es que tenemos igualdad de oportunidades de desarrollo que los varones en, por ejemplo, el ámbito de la política. Evidentemente se nos ha condenado en general a un rol vinculado a responsabilidades domésticas, privadas, donde las sociales y de participación colectiva quedan limitadas a los varones. Son siglos enteros de construcción de un sistema ideológico, político, económico y social que nos ha encajado en ese lugar.

Sin embargo, las movilizaciones de ayer, las de los 3 de junio, el exitoso y reciente Encuentro Nacional de Mujeres, nuestros trabajos cotidianos y la búsqueda de una salida colectiva para que dejen de matarnos, son muestras concretas de las luchas que damos por romper ese paradigma. Lucha que no pasa desapercibida en ningún rincón del país.

En el ámbito parlamentario esa lucha llega hoy de esta manera, discutiendo la necesidad de de un reglamento que diga lo lógico, lo obvio, pero que no sucede: que la mitad de las bancas sean femeninas. Como muestra la historia y los hechos recientes, las mujeres estamos dispuestas a dar las batallas que hagan falta para cambiar nuestra realidad. Espero que esta Cámara también lo esté. Yo voto por la paridad.

Muchas gracias Carlos y felicitaciones a todas las mujeres que venimos dando pasos para conquistar la mitad del cielo!

 

Compartir
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twiter
  • Compartir en Google+
Volver